El mejor momento para empezar a invertir es cuando se es joven. Los jóvenes tienen una ventaja sobre sus padres, pues pueden extender sus inversiones por un mayor periodo de tiempo, lo que ofrece más posibilidades de diversificación. Al invertir a intervalos regulares, se pueden comprar mercados que estén más débiles y posean, con menor riesgo, carteras más volátiles, proporcionando mayores beneficios.

Esto puede parecer contraintuitivo, pero si eres joven y empiezas a invertir, lo mejor es que tu cartera pierda dinero al principio.

Tomemos el sencillo ejemplo de María y José.



Ambos tienen 25 años cuando empiezan a ahorrar y ambos invierten €1.000 al año, durante 35 años.

  • María invierte en el mercado A, que pierde 5% al año durante los primeros 10 años y luego sube al 9% por los restantes 25 años.

  • El mercado de José es estable y sube 5% al año, cada año.

Ambos mercados ganan la misma media de 5%, partiendo de un precio inicial de 100 y llegando a 550.


¿A quién le ha ido mejor?

Pensarás que el afortunado ha sido José, ya que este nunca perdió dinero en su mercado. Él se jubilará feliz con 95.000€ después de haber invertido 35.000€. Pero María estará aún más feliz, pues al invertir la misma cantidad, se jubilará con 165.000€, el 75% más que José.

El menos afortunado entonces ha sido José, porque su mercado ha subido de precio anualmente, por lo que ha tenido que pagar más caro para comprar anualmente. María, por otro lado, ha comprado más barato durante los primeros 10 años, adquiriendo más activos que José durante ese período. Cuando el precio del mercado empieza a subir, el valor de la cartera se hace mayor más rápido.

Ambos diversificaron durante el mismo período de tiempo e invirtieron la misma cantidad, pero María lo hizo comprando en un mercado en baja mientras José lo hacía en un mercado en alta. Si ambos estuvieran comprando ladrillos para construir una casa, María habría comprado más barato y en mayor cantidad, construyendo una casa mayor que la de José, por el mismo precio.

Como sabemos, los mercados suben y bajan, siendo más probable que se comporten como el de María que como el de José. Por eso tiene tanta lógica invertir a intervalos regulares. Si eres joven lo mejor es empezar a comprar activos financieros pronto y regularmente. No debes preocuparte si los mercados bajan cuando empiezas a acumular tus ahorros, más bien al revés, debes desear que así sea.