Mi amigo Santiago acaba de ser padre a los 30 años, y pensando en el futuro de su hija se le plantea la duda de cómo pagará sus estudios universitarios. Puede parecer que todavía queda mucho tiempo para ese momento, pero cuando se trata de dinero, tener el tiempo a tu favor es tan importante como tener dinero.


El problema

Una tarde Santiago y yo nos sentamos para analizar el problema. ¿Cuánto dinero iba a necesitar si su hija decidiera estudiar en el extranjero? ¿Cuánto necesitaría ahorrar cada mes para alcanzar ese objetivo? ¿Debería ahorrar en una cuenta bancaria o invertir? En este último caso, ¿dónde?

Tres años de tasas universitarias en Inglaterra cuestan hoy en día 32.470 €. Teniendo en cuenta que el precio de la educación tiende a incrementarse más rápido que la inflación y asumiendo un 3% de inflación, para el año 2030, cuando su hija cumpla 18 años, Santiago tendrá que haber ahorrado 55.275 €. Esto es el doble de su salario anual, lo cual, parece una cifra difícil de alcanzar.

Las opciones

Santiago es previsor y ya ha ahorrado 5.000 €. Si empezara a añadir algo todos los meses puede que lograse su meta. Aunque, si decidiera no asumir ningún riesgo y colocara su dinero en una cuenta corriente al 0%, necesitaría ingresar 235 € todos los meses. Esto representa una séptima parte parte de su salario mensual, lo cual después de impuestos ascendería a 1.625 €, algo bastante inalcanzable para él.

Dado que Santiago tiene todavía mucho tiempo por delante, puede asumir más riesgos con su dinero y buscar un mayor rendimiento invirtiendo en los mercados, aunque no sepa demasiado sobre inversión ni qué producto financiero elegir entre los miles que existen. Después de informarse al respecto, ahora está convencido que una cartera diversificada de inversiones pasivas con bajas comisiones le rendirá probablemente mucho mejor que el 90% de los complicados fondos con elevadas comisiones que su banco le está intentando vender.

Al analizar 50 periodos históricos de 20 años de una cartera con un riesgo moderado, descubrimos que el rendimiento medio anual has sido de 7,7%1. Santiago se alegró mucho porque si invierte a esta tasa de rendimiento, tendría que ahorrar mucho menos, sólo 83 € al mes. De todas maneras, ahorrar tan poco sería un error, y debería ser más prudente y no prestar demasiada atención a los promedios, ya que son cifras engañosas. De hecho, si ahorrara asumiendo un rendimiento medio, solamente tendría un 50% de probabilidades de alcanzar su objetivo, y no puede correr este riesgo. Santiago debería ahorrar asumiendo una tasa más baja, una que le asegure casi el 98% de probabilidades de éxito.

Esta tasa se calcula usando una fórmula matemática simple: dos desviaciones estándar menos la tasa media, que resulta ser un 3,3%. Si Santiago toma esa cifra como su rendimiento medio esperado, tendrá muy pocas probabilidades de fracasar y muchas de lograr antes su objetivo. Esto se entiende con un ahorro de 160 € al mes, algo que él puede permitirse. En realidad, si tiene suerte, y la cartera genera un rendimiento medio, necesitará 13 años y no 18, y si no tiene suerte, es muy probable que pueda seguir lográndolo.

La solución

En Finizens las personas como Santiago son nuestra mayor preocupación. Sabemos que invertir a largo plazo puede cambiar la vida de la gente y también lo difícil que es moverse por el mundo de las inversiones con los miles de productos existentes. Por ello, nuestro objetivo es hacer que la inversión y el ahorro sean algo sencillo y accesible a todo el mundo. La clave del éxito para invertir es tener una buena planificación, bajas comisiones, diversificación, control de riesgos y disciplina.

Hemos automatizado todo esto para nuestros clientes. Quienes, en 5 minutos, desde solo 100 € y de forma totalmente digital pueden comenzar a rentabilizar sus ahorros y estar así, un paso más cerca de sus objetivos.

Para Santiago enviar a su hija a estudiar al extranjero parecía una meta inalcanzable, pero dado que cuenta con mucho tiempo y con las herramientas de inversión adecuadas, sabe que con solo ahorrar 40 € a la semana, su hija podrá permitirse estudiar en Oxford o Cambridge.

Y tú, ¿qué quieres hacer?

Más información sobre Finizens


  1. Finizens Cartera Equilibrada