Una buena inversión se enfrenta a un drawdown una media del 70% del tiempo, es algo inherente al hecho de invertir. El drawdown es el periodo de tiempo en el que el precio de un valor se queda por debajo de su anterior máximo de ganancias. Si el precio de una acción X cae de 100 a 80 y luego vuelve a subir a 100, diríamos que ha sufrido un drawdown del 20%.

Todos los mercados experimentan drawdowns. Los precios siguen determinadas normas fundamentales a largo plazo, pero a corto plazo reflejan el estado emocional de los compradores y vendedores. Por lo tanto, las oscilaciones de los precios influyen en el estado de ánimo de los demás, lo que a su vez afecta a los precios y así sucesivamente. Los expertos son realmente incapaces de hacer predicciones en estos entornos, del mismo modo que sucede con las previsiones del tiempo; las tormentas y los drawdowns ocurren a menudo sin avisar

Es importante entender los drawdowns, ya que suelen tener un efecto emocional en los inversores, quienes pueden arrepentirse de no haber vendido en el anterior máximo y, si son caídas profundas, llegar a producirles en un estado de ansiedad y de miedo. Cuando les invaden estos sentimientos, la manera de ser de los inversores les empuja a actuar, a hacer algo con el fin de librarse de esta situación. Lo correcto, la mayoría de las veces, es no hacer absolutamente nada, y esto resulta verdaderamente difícil ya que va en contra de nuestros propios instintos.

Los drawdowns son situaciones desagradables, pero son también la razón por la que las inversiones generan beneficios Las pérdidas perjudican el doble que las ganancias, por lo que las personas, o reaccionan desproporcionadamente, o evitan invertir. Este sufrimiento provoca que los activos se valoren incorrectamente a corto plazo, y por esta sencilla razón la inversión genera rendimientos en el largo plazo.

Cuanto más miedo inspire el mercado, mayor será el rendimiento que tiende a generar.

Afrontar correctamente un drawdown resulta necesario para tener éxito como inversor. Hay tres comportamientos que pueden ser de ayuda:

  • Piensa en el máximo riesgo que puedes soportar financiera y emocionalmente. Una vez que lo logres, puedes elegir una cartera que prevea un drawdown que vayas a poder tolerar. Invierte una cantidad que no te mantenga en vela toda la noche si pierde valor de manera temporal
  • Diversifica tu cartera. No todas las inversiones pasan por drawdowns a la vez, algunas necesitan más tiempo para recuperarse y otras ni siquiera lo logran. Por eso diversificamos: la diversificación hace que los “valles” de precios de una cartera sean menos profundos que los de cada valor individual.
  • Contribuye regularmente a tu plan de inversión. El capital que inviertas durante un drawdown será el que con el tiempo genere los mejores rendimientos.

Cíñete al plan. Si has aplicado los tres primeros puntos, el drawdown resultará incómodo pero no te impedirá disfrutar de tu vida diaria, y tu cartera obtendrá mejores resultados a la larga.



Nuestro objetivo en Finizens es ayudarte asesorándote en la evaluación de tu perfil de riesgo, construyendo por ti una cartera diversificada y facilitándote la contribución regular y automática. Para obtener rendimientos de inversión óptimos, también necesitas saber elegir con prudencia cuánto vas a invertir, para qué de ese modo puedas relajarte y ceñirte al plan, especialmente durante un drawdown. Te compensará con el paso del tiempo.