El tiempo es uno de los recursos más limitados que poseemos y como la mayoría de nosotros trabajamos por cuenta ajena, lo que estamos haciendo es vender parte de ese tiempo a cambio de dinero. El dinero que no usamos en el momento lo guardamos para poder gastarlo en el futuro, pero casi todo lo que necesitaremos en el futuro será, muy probablemente, más caro que hoy. Eso se llama inflación y hace que las horas diarias que sacrificamos al trabajo sean, con el tiempo, menos valiosas.

La inflación anual mundial media desde el año 1900 ha sido de 3%. Esto significa que una cesta de productos que cuestan 100 euros hoy costaba 3 euros en el año 1900, 35 euros en 1980 y 66 euros en el 2000. Digamos que si ganaste 25,000 euros el año 2000 y ahorraste la mitad de tu sueldo, con esos 12.500 euros hoy podrías comprar solamente dos tercios de lo que comprarías entonces. Debido a la inflación, en esos 15 años, habrías perdido 4.166 euros de valor o, lo que es igual, el 17% del tiempo que invertiste trabajando aquel año.






A los políticos no les interesa eliminar la inflación, pues los precios al alza fuerzan a la gente a gastar y consumir más, alimentando así a nuestro sistema capitalista. Para aumentar la inflación en Japón, por ejemplo, su gobierno ha cuadruplicado su deuda en los últimos 30 años, del 60% hasta el 240% de su producto interno bruto. En el Reino Unido, si la inflación no llega a su meta programada, el Banco de Inglaterra, por ley, debe hacer un informe al gobierno explicando la causa.

Quizás a los Bancos Centrales les puede gustar que exista cierta inflación, pero para tus ahorros, esta representa una enfermedad mortal. El único remedio es poseer bienes cuyo valor tiende a subir más rápido que la inflación. La compra de acciones, bonos, inmuebles u oro es una forma de combatir la inflación, pero que tiene también sus riesgos, por lo que habrá años en los que se pierda dinero. Pero si la alternativa es guardar tus ahorros en efectivo, puedes dar por seguro que será una apuesta perdida ya que tu dinero valdrá menos cada año que pase.






Mientras que la inflación mundial en los últimos 30 años ha sido del 2,7%, la economía global ha crecido más del doble, por encima del 5%. Si en ese periodo hubieras poseído una parte del mundo, habrías protegido el valor de tus horas invertidas trabajando.







Finizens se encarga de diseñar y gestionar carteras de bienes globales por una comisión de las más bajas del mercado. Es una excelente vacuna contra la inflación, y la puedes comprar con toda la comodidad a través de tu teléfono móvil.