Como tantas cosas en la vida que se ponen de moda, últimamente estamos oyendo hablar mucho del término anglosajón “robo advisor” que no es sino la contracción entre “robo” de robótica y “advisor” de asesor. Yo prefiero hablar de asesoramiento automatizado o gestión automatizada según sea el modelo de negocio. En la práctica se trata de:

"una herramienta online que facilita, simplifica y optimiza el proceso de inversión"

Accesible a todo el mundo y que no requiere de complejos conocimientos financieros. Su planteamiento es sencillo, inversiones más eficientes en el largo plazo y mínimas comisiones, una fórmula de éxito que ha alcanzado el 40% de cuota de mercado en EEUU.

Asesores financieros tradicionales vs. "robo advisors"

No sabemos el cuándo, pero si estamos absolutamente seguros que va a suceder; el oligopolio actual de los bancos en el asesoramiento y la gestión de inversiones va a ser arrasado por un tsunami que va a cambiar radicalmente el sector; MiFID II, la explosión de las Fintech, el afianzamiento de las EAFI y por último, un cliente habituado a utilizar servicios como Airbnb, Uber o BlaBlaCar, van a ser catalizadores de un cambio radical en la industria de servicios de inversión.

un cambio radical en la industria de servicios de inversión

En este nuevo contexto, surgirán nuevos jugadores y se reforzaran los ya existentes, tanto digitales como más tradicionales, que tengan una concepción realmente de cliente y que ofrezcan un servicio de inversión eficiente, amigable y transparente.

El asesor tradicional y el asesor automatizado son dos conceptos perfectamente compatibles y que pueden llegar a acuerdos y colaboraciones entre ambos, tal y como estamos viendo en EEUU. Este es el gran reto.

Un mundo nuevo y apasionante va a llegar a la industria de servicios de inversión y el gran beneficiado será el inversor final y con ello ganará la sociedad en general.

Pd; Post original en el blog de Martín Huete.